Héctor Perucchi

Exclusiones de Cobertura, ¿son cláusulas abusivas?

¿Qué son las cláusulas abusivas?

Son situaciones de ausencia de seguro, o más precisamente de cobertura (porque el contrato de seguro existe), frente a la cual un siniestro que esté provocado por esa circunstancia excluida no resultará indemnizable, ni aún cuando su resultado sea el “riesgo genérico” cubierto por el contrato.

Aún cuando se contrata una póliza de “todo riesgo”, siempre hay exclusiones en esa póliza. ¿Pero por qué sucede esto?

Porque cuando los aseguradores y reaseguradores elaboran planes de cobertura para ofrecerlos a los clientes, tienen en cuenta los riesgos que pretenden cubrir, separando los riesgos que no quiere cubrir. Las aseguradoras siempre cubren riesgos futuros, y para poder prever qué tipo de siniestros sucederán y de qué magnitud se estudian los hechos pasados y se estiman con cálculos estadísticos, la única técnica posible para fijar los precios puros. Pero, por supuesto, no observa el comportamiento pasado de los riesgos que NO quiere cubrir.

Por lo tanto, hay una inmediata vinculación entre las exclusiones y la relación prima/riesgo, por la cual el asegurador debería cobrar una cantidad de dinero definida para poder cubrir los riesgos que se darán estadísticamente en el futuro.

Se produce una Situación Grave cuando el poder judicial falla con criterios de presunta justicia, pero sin tener en cuenta el perjuicio técnico, es decir, cuando se obliga judicialmente a una aseguradora a pagar un siniestro mediante una exclusión de cobertura se altera la relación prima/riesgo, porque son situaciones que el asegurador no tuvo en cuenta al momento de fijar la prima.

Las regulaciones en Código Civil y Comercial

Artículo 1119: “Sin perjuicio de lo dispuesto en las leyes especiales, es abusiva la cláusula que, habiendo sido o no negociada individualmente, tiene por objeto o por efecto provocar un desequilibrio significativo entre los derechos y las obligaciones de las partes, en perjuicio del consumidor”.

Judicialmente se considera que: estas cláusulas pueden ser consideradas como nulas si se considera que una parte del contrato abusa de su potencia económica, comercial o jurídica para imponer a la otra parte una cláusula que atenta contra los derechos elementales. Por lo tanto, el contrato sigue vigente pero esa cláusula en particular se anula.

Artículo 1121: “Límites. No pueden ser declaradas abusivas:

  1. las cláusulas relativas a la relación entre el precio y el bien o el servicio procurado;
  2. las que reflejan disposiciones vigentes en tratados internacionales o en normas legales imperativas”.

Tipos de exclusiones:

  • de origen legal: dolo y culpa grave (artículo 70, ley 17.418)
  • de origen contractual: previstas en cada póliza en particular. No son causales de “caducidad de cobertura”, aunque producen la pérdida del derecho a la indemnización.

Las “causales de caducidad” (art. 36 ley 17.418) tienen que ver con la influencia de estas en la producción del siniestro.

Las “exclusiones” son objetivas: cuando ocurren no hay cobertura

  • desde la constitución del seguro se sabe cuales riesgos están cubiertos y cuales están excluidos.
  • Además, tratándose de la exclusión de cobertura se ha dicho que: “… en cambio, la exclusión de cobertura, o no seguro, o no garantía, importan la limitación de un riesgo, o exclusión del riesgo. Ello significa que al no entrar en las previsiones contenidas en el contrato, el asegurador no se halla obligado a garantir…Lisa y llanamente el asegurado carece de derecho a exigir el pago de las consecuencias dañosas de un siniestro, porque el evento no se halla cubierto contractualmente, no ha sido tomado a su cargo por el asegurador, o percibió prima por él…Se tiene resuelto que cuando hay exclusión de riesgo, el asegurador manifiesta explícitamente en la póliza su voluntad de no cubrirlo.”

El concepto de Culpa Grave:

La culpa grave es un concepto genérico y subjetivo, cuya aplicación tiene lugar considerando las circunstacias de tiempo y de lugar de ocurrencia del siniestro.

Las “exclusiones” son objetivas y su aplicación no depende del tiempo y del lugar:

“… se ha puntualizado jurisprudencialmente que «la ebriedad es una causal autónoma y distinta de la culpa grave, aún cuando algunos autores y alguna jurisprudencia la consideren una especie de aquella»… Y es que, a diferencia de la culpa grave, las causales objetivas de exclusión de cobertura como la ebriedad no requieren la prueba adicional de la representación del siniestro que debió haber tenido el asegurado o el conductor bastando con que el asegurador demuestre el extremo de que tal caso objetivo se dio en la realidad. En estos casos, la exclusión de cobertura funciona objetivamente, es decir, en abstracto, por el solo hecho de su configuración, tornando operativa la eximición de responsabilidad de la aseguradora”. «D., C. E. c/ Nación Seguros S.A. s/, daños y Perjuicios» – CÁMARA DE APELACIONES EN LO CIVIL Y COMERCIAL DE RESISTENCIA (Chaco). 17/02/2020